Advertencia: este artículo contiene imágenes que podrían perturbar a algunos lectores. El pequeño Lhasa Apso vagaba por las calles de Leeds, Inglaterra, en un estado lamentable. La pobre criatura