Francesca y Lee Moore-Williams, de Londres, están felizmente casados y son padres de dos preciosos niños: Bobby y Bella. Pero esta pareja no podía imaginar la pesadilla que Bella traería